1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://remediosnaturales.about.com/od/Dietas-Y-Terapias/a/Alimentos-Ricos-En-Yodo.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Alimentos ricos en yodo y que no son sal

6 fuentes naturales de yodo

Por

Alimentos ricos en yodo y que no son sal

La soya es una fuente natural de yodo, cuando se cultiva orgánicamente

Foto © [joyosity / Flickr]

Desde hace casi 100 años (1924), a la sal de mesa se le agrega yodo, como una estrategia para combatir el hipotiroidismo. La ausencia de yodo en la dieta de muchas regiones se convirtió en un problema de salud para el siglo XIX, y la sal yodada fue la solución para ese problema.

Desafortunadamente, la sal ha resuelto un mal para crear otro. El yodo que contiene no es la mejor alternativa para el cuerpo, pues no puede ser bien aprovechado (un fenómeno conocido como biodisponibilidad). Con el abuso de la sal en los países desarrollados, ahora la sal yodada es causa de hipertoriodismo, además de aumento en la presión arterial y problemas cardiovasculares que cuestan millones de vidas.

Conoce los problemas a la salud causados por la sal


Causas del déficit de yodo

Siendo el yodo tan importante para el sistema endocrino y para la vida, se desconocen los motivos por los que su aporte en la dieta no es suficiente. Las principales teorías se refieren al impacto en el medio ambiente de la industria alimentaria, ¡hace 150 años!:

  • La sobreexplotación de los campos de cultivo podría haber consumido el yodo contenido en la tierra, brindándonos vegetales bajos en yodo.
  • El consumo excesivo de carbohidratos simples en la dieta y la sobreestimulación del sistema endocrino (por medicamentos, hormonas y aditivos tóxicos en los alimentos) podría hacer que requiramos mayores cantidades de yodo.

El problema de la dieta baja en yodo es muy anterior a la yodización de la sal, como prueban una serie de suplementos farmacológicos de yodo que se utilizaban a finales del XIX. La cantidad de yodo en la sal y la forma no controlada en que ésta se consume (además de que es posible tener una dieta rica en yodo) es otra de las razones por las que la sal de mesa debe ser evitada.

Conoce alternativas saludables y naturales para la sal de mesa


La sal yodada no es la solución

La mejor forma de consumir la sal es con métodos naturales de extracción. La sal céltica, que es la más recomendada, se aseugra de que la sal de mar sea secada y almacenada con métodos artesanales, sin contacto con metal, sin usar hornos para secado, y mucho menos aditivos.

Los métodos modernos de producción, refinado y empaquetado de la sal la someten a procedimientos que retiran prácticamente todos los nutrientes contenidos en la sal, dejando granos blancos de cloruro de sodio, que en los niveles de exposición a los que la dieta diaria nos someten se vuelven altamente peligrosos para la salud.

De hecho, el exceso de yodo también causa malfuncionamiento de la tiroides; es decir, puede ocasionar el mismo problema de salud por el cual se agregó yodo a la sal hace un siglo.

El yodo, que de hecho ya está presente en la sal de mar, es mejor aprovechado en conjunto con otros minerales, cuyo equilibrio no está presente en la sal yodada.

Por último, la sal yodada no ha resuelto muchos de los problemas de deficiencia de yodo (entre otras causas, por la mencionada biodisponibilidad), de modo que asegurarse de ingerir alimentos que lo contengan es necesario para la salud.

Según la OMS, más de 40 por ciento de los niños en edad escolar no ingieren las cantidades requeridas de yodo, causando afectaciones tan diversas como males en la visión o problemas de fertilidad. En cambio, en Latinoamérica, la misma OMS indica que en todos los países se ingieren cantidades elevadas de yodo y hay riesgo de hipertiroidismo.

Problemas de infertilidad y erección


Para seguir una dieta rica en yodo y prescindir de la sal yodada (sustituyéndola por una versión natural) y de los lácteos, que en algunos lugares también tienen yodo adicionado, se recomienda incluir en la alimentación:

  1. Algas marinas, en especial la variedad “kelp”.
  2. Mariscos, como el camarón o el bacalao, que aporta más de la mitad del yodo que se necesita diariamente
  3. Ajo, además de ser rico en yodo tiene cualdiades antibacteriales
  4. Tubérculos y legumbres; destaca entre ellos la papa
  5. Soya; también es rica en yodo, pero debe ser orgánica: la producción industrial empobrece los suelso de cultivo
  6. Huevos; un huevo aporta ahsta 8 por ciento del yodo recomendado

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.