1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://remediosnaturales.about.com/od/Dietas-Y-Terapias/qt/H-Abitos-Alimenticios.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Hábitos alimenticios

Qué hacer y qué no hacer a la hora de comer

Por

Hábitos alimenticios Foto © [Saverio Truglia / Getty Images]

Bajo la mucosa que recubre el tracto gastrointestinal, una capa de submucosa tiene tantos neurotransmisores como el cerebro –hay unas 100 millones de neuronas en los intestinos. El colon es capaz de producir todos los péptidos que hay en el cerebro, y la cantidad de serotonina presente en los intestinos es casi 20 veces la que hay en el cerebro, suficiente para matarnos si entrara a la sangre.

No es gratuito que para muchos terapeutas alternativos, el vientre, donde se alojan los intestinos, es la zona más importante del organismo. Ahí ubicaron los tibetanos el tan dien, el centro de la energía. Para los japoneses, es el Hara, lugar donde puede diagnosticarse la salud del ser humano, y su destrucción ritual era la forma en que los samuráis deshonrados evitaban la reencarnación.

Terapias de desintoxicación del colon

En consecuencia, comer es el hábito más delicado que podemos realizar para conservar nuestra salud. Innumerables dietas nos dicen qué comer para estar en forma. Algunas se ponen de moda como la Dieta de South Beach o la Dieta de la Zona, otras siguen complejas reglas perfeccionistas como la macrobiótica o las Dietas de las Combinaciones, pero ninguna pone el énfasis adecuado en lo importante que es el modo en que comemos.


Nunca comer solo

Para los antiguos chinos, comer era visto como un ritual sagrado, y el énfasis no era exclusivamente en la comida, sino también en la atmósfera. Alimentarnos es algo que debemos hacer regularmente, de tres a cinco veces al día, que debemos hacer sin prisa y que debemos compartir.

La comida es un evento social, no una práctica solitaria, como resulta de seguir una dieta personal y excluyente.

Comer con gratitud

Uno de los malos hábitos más comunes cuando comemos es hacerlo con la mente ocupada. Dado que digerir y pensar son las actividades que más energía requieran al cuerpo, hacer ambas actividades impide la correcta circulación de sangre, que es disputada entre los dos sistemas.

El estado mental más adecuado para comer es el de alegría y gratitud, ambas emociones que estimulan el propio funcionamiento del estómago, páncreas e intestino delgado. Si estamos preocupados, debatiendo o mirando el televisor, el sistema gastrointestinal termina trabajando con energía insuficiente, causando daños en nuestros órganos, que derivan en enfermedades.

Lo que pensar durante la comida hace a nuestro cuerpo

La sabiduría popular dice que no debemos comer cuando estamos preocupados o cuando estamos enojados. En verdad, comer con un estado de ánimo inadecuado puede ocasionar que nuestro cuerpo esté incapacitado para digerir adecuadamente, producir los ácidos y las enzimas necesarias, y absorber, o evitar la absorción, de componentes de nuestros alimentos.

Peor aún, las personas que tienden a pensar mucho cuando están comiendo desarrollan, con el tiempo, serios problemas digestivos. Estos se manifiestan antes o después, según la frecuencia del hábito, y el estado de salud o la constitución de los órganos en cuestión.

  • Comer preocupado causa que tengamos una digestión incompleta. El cuerpo no obtiene los nutrientes necesarios y se debilita. La comida no se transforma adecuadamente y se sufre de estreñimiento y pesadez.
  • Quienes comen enojados, padecerán de problemas en el hígado y de la participación en el hígado en el proceso digestivo: el hígado produce la bilis y procesa parte de los alimentos él mismo. La consecuencia de un malfuncionamiento del hígado es la acidez estomacal y el reflujo.
  • Métodos alternativos de desintoxicación hepática

  • Si se come tomando decisiones, resulta afectada la vesícula biliar. Es posible la formación de cálculos, el endurecimiento de la vesícula, y la incapacidad del cuerpo para digerir y absorber grasas.
  • Cuando al comer se siguen prácticas estrictas, como en un monasterio, o si se come en un ambiente hostil, como en muchos trabajos, se produce exceso de mucosidad, lo que afecta la absorción de nutrientes y también produce estreñimiento. Esto también afecta a los pulmones, que desde la perspectiva de la medicina china, también intervienen en el proceso digestivo, dispersando la mucosidad. Esta actividad también se ve afectada al consumir lácteos o si se come entre lamentos y lágrimas.
  • Cuando comemos en un shock emocional, como ocurre en las cenas con espectáculos, o muchas veces al comer mirando la televisión, las afecciones resultantes son al corazón y a la circulación de la sangre en el sistema gastrointestinal, de lo cual se derivan problemas nerviosos y de acumulamiento del bolo en el tracto digestivo.
  1. About.com
  2. About en Español
  3. Remedios naturales
  4. Dietas y terapias
  5. Hábitos alimenticios

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.