1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://remediosnaturales.about.com/od/Sugerencias-Para-Sentirse-Mejo/a/Dolores-Musculares.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

You can opt-out at any time. Please refer to our privacy policy for contact information.

Medicina natural para dolores musculares

Evita calambres y también medicamentos

Por

Medicina natural para dolores musculares
Foto © [Darrin Klimek / Getty Images]

Todos en un momento de nuestra vida hemos sufrido de dolores musculares debido a ejercicio excesivo o a una actividad brusca que realizamos de improviso y sin el calentamiento adecuado.

Aunque existen en el mercado analgésicos y desinflamantes que resuelven el problema en un par de días, muchas personas evitamos recurrir a químicos que sobrecargan nuestro hígado y pueden dañar nuestra salud.

El paracetamol, por ejemplo, uno de los fármacos sin receta médica más consumido por sus propiedades analgésicas, es el principal causante de fallas hepáticas en Estados Unidos, y una dosis tan baja como seis gramos puede causar un daño permanente en el hígado.

Por fortuna, existen muchos tratamientos naturales para el dolor muscular, tanto analgésicos como antiinflamatorios, que no dañan al organismo y que nos permiten una pronta recuperación.


¿Por qué duelen los músculos tras hacer ejercicio?

Resulta interesante saber que no existe un acuerdo sobre la razón por la que duelen los músculos después de hacer ejercicio, si bien existe una “explicación científica” de conocimiento común, propuesta en la década de los 50’s.

Los músculos trabajan constantemente y salvo un problema neurológico, siempre tienen cierto grado de contracción, lo que se conoce como tono muscular. Esta contracción requiere energía, que se obtiene mediante una molécula llamada trifosfato de adenosina, o ATP.

Para producir ATP, los músculos recurren a lo que se conoce como respiración aeróbica, que utiliza glucosa y oxígeno para formar ATP, y tiene como residuo agua y dióxido de carbono. Mientras más contraemos el músculo, más oxígeno y glucosa necesitamos, pero si no hay suficiente oxígeno, el cuerpo puede extraer ATP de la glucosa realizando una respiración anaeróbica, la que produce como resultado ATP y ácido láctico.

Aunque existe una relación entre la respiración anaeróbica y el dolor muscular, curiosamente la comunidad científica en los últimos años ha rechazado la teoría de que es la cristalización del ácido láctico la que causa el dolor. Se sabe ahora que la temperatura del músculo impediría la formación de estos cristales.

Una posibilidad más aceptada en la actualidad, es que el esfuerzo súbito puede causar microlesiones a nivel muscular y el sistema nervioso reporta la incapacidad del músculo para contraerse mientras es reparado.

Una observación interesante es que, durante una lesión muscular, el dolor no sólo se percibe en el músculo, sino en las coyunturas más cercanas, donde se encuentran los nodos linfáticos. Si bien la teoría del ácido láctico no es completamente aceptada, es interesante señalar que los mecanismos de purificación del cuerpo se encuentran sobrepasados durante la restauración muscular, y que undrenaje del sistema linfático acelera la recuperación.


Remedios contra el dolor muscular

  • Es en las primeras 72 horas de una lesión muscular cuando la inflamación evoluciona. Para contrarrestarla, se recomiendan inmersiones de agua fría o contacto con hielo, que adormecen los nervios, provocan vasoconstricción, y reducen la inflamación.
  • Durante los eventos deportivos, se utiliza un aerosol con cloruro de etilo, que congela la superficie y detiene la inflamación. Sin embargo esta medida es un tanto extrema: la inflamación no es un “mal del cuerpo” y no debe ser frenada por completo, pues forma parte del proceso de sanación.

  • El complejo B ha demostrado tener cualidades analgésicas. En particular las vitaminas B1, B6 y B12 tienen una influencia importante en el sistema nervioso, por lo que aumentar su consumo durante una lesión muscular puede ayudar a reducir el malestar.
  • Alimentos ricos en estas vitaminas son la levadura de cerveza, el arroz integral y las algas marinas. También puedes encontrarlas en espinacas, germen de trigo, pimientos, semillas de girasol e hígado.

  • Es conveniente evitar consumir alimentos que promueven la inflamación, como son exceso de sal, consumo de bebidas alcohólicas y carnes rojas. También debe evitarse el consumo de azúcar, que produce acidez e incrementa el malestar.
  • En contraste, resulta benéfico consumir alimentos antiinflamatorios y antioxidantes, como el Omega 3 y vitaminas A y C.

  • Una vez pasadas las 72 horas de la lesión, los momentos de mayor dolor deben haber pasado y la recuperación es inminente. En lugar de agua fría, para este periodo se recomienda agua caliente, que permite al músculo relajarse y destensarse, aumenta la irrigación sanguínea y da una sensación de bienestar.
  • Continúa haciendo ejercicio. En verdad que la actividad física acelera la recuperación. Posiblemente porque ayudas al cuerpo a estar mejor irrigado y más oxigenado. Si puedes ejercitar con moderación los músculos lesionados hazlo, pero si corres el riesgo de aumentar la lesión, o si además de la lesión muscular sufres otro problema como un esguince o fractura, evítalo. En cambio, haz una rutina de ejercicio que involucre otras partes del cuerpo.
  • Algunos aceites ayudan a relajar la lesión. Los mejores son aquellos que generan calor, como eucalipto, pino o romero. Aplícalos sobre la piel dos veces al día. La última, justo antes de ir a dormir. Abrígate con ropa que no esté muy apretada y que no te moleste manchar, o venda la lesión sin afectar la circulación.
  • Otra opción son los ungüentos que generan calor en la superficie. Excelentes alternativas son aquellos que contienen mentol, árnica o ambos.

  • Con o sin aceites, los ejercicios de elongación acelerarán la recuperación del músculo dañado. Haz estiramientos lentos y masajea el músculo en la dirección del dolor: de menos a más. Si tienes dudas, ve de la extremidad hacia el corazón.
  • Los masajes deportivos son una excelente alternativa para acelerar la recuperación. Un masajista capacitado puede llevar una lesión de una semana a tan sólo unas horas. Técnicas como Bootzin, masaje profundo y Shiatsu pueden ser muy útiles en estas lesiones (lee sobre cómo elegir a un buen masajista).

¿Es necesario acudir al médico? Señales de alarma

Si la lesión es resultado de una torcedura o un golpe, es conveniente acudir al médico, pues puede implicar un esguince, fractura o daño a algún órgano interno. Además, una torcedura con daños a ligamento puede requerir cuidados adicionales, y su recuperación es más lenta, ya que los tendones no tienen acceso a la sangre.

No dejes de acudir al médico también si notas alguna de las siguientes complicaciones:

  • El malestar es constante, incluso si el músculo está en reposo.
  • El dolor sigue aumentando después de 72 horas o es demasiado intenso.
  • Hay cambio de coloración en la piel, sobre todo si la lesión no fue provocada por un golpe.
  • Hay pérdida de sensibilidad en la extremidad afectada.
  • Los malestares van acompañados de otro síntoma además del malestar muscular, como pueden ser náusea, vómito, fiebre, dolor de cabeza, desmayos, etcétera.
  1. About.com
  2. About en Español
  3. Remedios naturales
  4. Sugerencias para sentirse mejor
  5. Dolores musculares

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.