1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://remediosnaturales.about.com/od/Sugerencias-Para-Sentirse-Mejo/a/Consejos-Contra-El-Mal-Olor.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Consejos contra el mal olor

La transpiración como un síntoma, no una enfermedad

Por

Consejos contra el mal olor
Foto © [Peter Augustin / Getty Images]

Aunque sudar es visto como un problema, en realidad es un mecanismo del cuerpo que aporta varios beneficios y no debe ser tratado como un mal.

  • Ayuda a controlar la temperatura del cuerpo: el agua contenida en el sudor ayuda a enfriar el cuerpo y nos permite sobrellevar el calor causado por el clima o la actividad física. En caso de que el cuerpo aumente la temperatura para combatir una enfermedad, el sudor ayuda a mantener la temperatura corporal adecuada. Tratar la fiebre con antipiréticos solo reduce la habilidad del cuerpo para lidiar con una enfermedad y debería ser contraindicado
  • Elimina las toxinas acumuladas a lo largo del cuerpo. El sudor es clave en el funcionamiento del sistema linfático. Por ello es que sudamos más en las zonas donde hay concentraciones de nodos linfáticos.
  • Mantiene un equilibrio químico en el cuerpo. Debido a que el estrés, la mala alimentación y el ejercicio excesivo producen acidez, a través del sudor el cuerpo expulsa sodio y permite mantener un balance químico interior.

Sudoración excesiva

Si bien existen raros casos en los que la sudoración puede ser provocada por un padecimiento, como irregularidad hormonal o glandular, por lo general, las personas que sudan en exceso lo hacen debido a una mala dieta.

Aun en climas áridos, hay personas que sudan más que otras. Esto no sólo tiene que ver con la cantidad de agua en su cuerpo, pues ésta puede ser eliminada casi en su totalidad a través de la orina, sino con los niveles de acidez en el cuerpo.

El exceso de azúcar en la sangre provoca acidez y hace al cuerpo más sensible a la temperatura. Una manera de controlar tu sensación de calor es reduciendo el consumo de azúcares y carbohidratos simples.

Además de sudar menos, podrás combatir la obesidad, evitar el riesgo de contraer diabetes tipo 2 u otras enfermedades, tendrás mayor energía y ayudarás a tu cuerpo a la mejor absorción de nutrientes.


Sudor que huele mal

Es bien conocido que el mal olor del sudor no es propiamente por el sudor mismo, sino por las bacterias que se alimentan de él. Esto no es por falta de higiene, pues todos cargamos en la piel millones de bacterias (dos kilos en promedio), pero puede variar a partir de la alimentación.

La mayoría de los medicamentos producen mal olor. Si puedes reducir una dosis o tomas algún medicamento que realmente no necesitas, evítalo. Es el caso de suplementos alimenticios y vitaminas. De hecho, una buena manera de saber si tomas demasiadas vitaminas es a través del olor. Cuando son demasiadas para tu cuerpo, éste las desecha sin aprovecharlas. Si tú o tu orina huelen a medicamento, seguramente es porque estás tomando demasiado.

Otros alimentos que producen mal olor son la carne roja, el ajo, la cebolla, la coliflor y el repollo. Los vegetarianos, por lo general, no tienen mal olor corporal. Principalmente en primavera, por los alimentos de temporada. Es cuando tienen acceso a muchas hojas verdes, que son el mejor alimento contra el mal olor. Un macrobiótico estricto jamás usaría una barra desodorante.

Otros alimentos que juegan un factor importante en la sudoración son el alcohol y la sal. Ambos inhiben la desintoxicación natural de la sangre, que es por las vías urinarias. ¿Has notado el mal olor de una persona después de una noche de fiesta? Su cuerpo está tan ácido y sus riñones están tan deteriorados en ese momento que empieza a expulsar tantas toxinas como puede a través de la piel.


Consejos básicos para combatir el mal olor

  • Reduce el consumo de carnes, sal y alcohol. Una copa de vino, media cucharada de sal y el equivalente a una baraja de cartas de carne. Aunque suene exagerado, éstas son las cantidades recomendadas por la FDA. Es claro que hemos agigantado este máximo en las últimas décadas.
  • Haz tu dieta rica en zinc. A este mineral se le han atribuido propiedades desodorantes. También ayuda al sistema inmune, a evitar la calvicie, mejorar el estado de ánimo y a crecer. Ostas, cangrejo, germen de trigo y huevos contienen zinc. Evita los suplementos, pues pueden contener en exceso y afectar tu salud.
  • Toma más agua. Agua sola, si acaso puedes agregarle algunas gotas de limón o de toronja. A temperatura ambiente, pues el agua fría inflama el sistema digestivo. Si sigues una dieta adecuada, es importante sólo tomar agua cuando se tiene sed, pues tampoco es bueno hacer trabajar en exceso a los riñones, pero si comes con aditivos, saborizantes, agroquímicos y grasas saturadas, tu cuerpo agradecerá esa agua extra.
  • Evita las telas sintéticas. Y no uses detergentes con solventes agresivos. Ayuda a tu piel a respirar. Ve lo menos cubierto posible y usando telas naturales, preferiblemente algodón. Uno de los mitos del resfriado es que lo causan las bajas temperaturas. Si estás sano, tu cuerpo agradecerá el sol, el viento e incluso el frío, que ayudan a la producción de vitamina D, la eliminación de toxinas y la activación del sistema circulatorio.
  • Procura no usar cremas ni aceites que saturan los poros y dificultan la oxigenación de la piel. Esto hace que en los ganglios linfáticos se acumulen más las toxinas y que el sudor se expida más tóxico. Además, las cremas alteran el PH de la piel y afectan la producción natural de aceites que ya tiene nuestro organismo.
  • Evita acumular el estrés. El estrés ocasiona que un torrente de hormonas cambie el funcionamiento de todo tu cuerpo. Esto afecta también la producción de sudor y puede ser causante de mal olor.
  • Si crees que tu cuerpo necesita un poco de ayuda extra, prueba unas sesiones de hidroterapia o de masaje linfático. Puede que el problema se agudice los primeros días, pero pronto tendrás mejor olor y mayor salud.

Algunas palabras contra los desodorantes

Muchos desodorantes y todos los antitranspirantes contienen aluminio. Bloquea los poros y reduce la sudoración. En consecuencia, impide al cuerpo llevar a cabo una desintoxicación natural. El aluminio en estos productos ha sido asociado con Alzheimer y cáncer de mamas. Eso explicaría por qué las compañías cosméticas están tan interesadas en promover campañas para curarlo: pueden ser una razón de que sus clientes lo padezcan.

Los desodorantes contienen otras sustancias tóxicas, como parabenos (que pueden ser la causa de algunas malformaciones en fetos) y derivados de petróleo.

Una opción es probar desodorantes naturales libres de aluminio. O también puedes utilizar desodorantes hechos en casa. Completamente sanos y libres de peligrosas sustancias desconocidas.

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.